“NO HAY QUE DISCRIMINAR NI EN POSITIVO NI EN NEGATIVO, SINO BASARSE EN LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES”

ATENCIÓN A LA DISCAPACIDAD EN LAS UNIVERSIDADES

Por Sergi Lladó e Irina Sierra

La coordinadora del Programa de Integración para los Universitarios con Necesidades Especiales (PIUNE) insiste en la necesidad de formar al profesorado y alumnado para la plena integración y normalización de la situación de los estudiantes con discapacidad.

Judit Oliver consiguió hacernos un hueco, de una hora y media, en su apretada agenda para conversar en la oficina del PIUNE. Aunque ella es psicopedagoga, desde hace 2 años ejerce de coordinadora de la organización por una sustitución. Se licenció en psicología por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y lleva trabajando para la organización desde 2005, momento en que se profesionaliza el servicio de atención a la discapacidad.

Sergi Lladó e Irina Sierra entrevistando a Judit Oliver en la oficina del PIUNE en la UAB. Autoria: Clàudia Ramos

Sergi Lladó e Irina Sierra entrevistando a Judit Oliver en la oficina del PIUNE en la UAB. Autor: Clàudia Ramos

OPORTUNIDAD A LA DISCAPACIDAD: ¿Cuándo se planteó la UAB llevar a cabo un proyecto para facilitar la integración de personas con discapacidad en el ámbito académico?

JUDIT OLIVER: El PIUNE nace en 1992 siendo un servicio para los estudiantes que no querían cumplir con el servicio militar y tenían la opción de ser objetores de conciencia. Este primer proyecto surgió junto a los movimientos sociales. Era gestionado por voluntarios que daban soporte a las personas con discapacidad que se matriculaban en el campus. En 2005 hay un giro en el planteamiento estratégico, tanto desde la Fundació Autònoma Solidària como desde la propia universidad, y se profesionaliza el servicio.

OD: ¿Qué objetivos pretende alcanzar el PIUNE?

JO: El objetivo es garantizar el principio de igualdad de oportunidad en acceso al enseñamiento superior y que todos los estudiantes puedan realizar sus estudios en igualdad de condiciones. El PIUNE promueve las acciones necesarias para la atención a los alumnos con discapacidad y facilitar su participación y plena integración dentro del campus. Además, implica a toda la universidad en la normalización de su situación. Se trabaja creando sinergias en todos los servicios, áreas y facultades.

“La idea es empoderar a las personas con discapacidad; respetamos el nivel de independencia para que el estudiante tome las riendas de su formación”

OD: ¿Cómo se llevan a cabo estas sinergias?

JO: Este curso 2014-2015, por ejemplo, se ha implementado la figura del tutor/a de los estudiantes con necesidades educativas específicas. En cada facultad hay un tutor que garantiza que el estudiante disponga de todas las adaptaciones; garantizar la accesibilidad, no únicamente la física, sino también referente a la información, la comunicación… Es el responsable de informar al profesorado o coordinadores de las recomendaciones que elabora previamente el PIUNE en un informe para que el estudiante pueda seguir sus estudios en igualdad de condiciones.

Judit explicando la labor del PIUNE en la universidad. Autoria: Clàudia Ramos

Judit explicando la labor del PIUNE en la universidad. Autor: Clàudia Ramos

OD: En cursos anteriores, ¿quién gestionaba este informe y ejercía este rol?

JO: Anteriormente este informe se derivaba al coordinador de titulación, que era el intermediario. Las facultades de Comunicación y Traducción fueron pioneras en nombrar este tutor de forma institucional por su equipo de decanato.

OD: ¿Por qué hasta este curso no se había introducido esta figura?

JO: El PIUNE siempre ha pedido que haya un único interlocutor con un seguido de tareas. Esto se implementa porque hace dos cursos se diseñó el Plan de Acción Tutorial para Estudiantes con Discapacidad en la UAB, que se empieza a aplicar este año. Según este plan, los estudiantes con discapacidad no solo tienen que ser atendidos por servicios sino que deben integrarse en el ámbito universitario. Además, el Estatuto del estudiante universitario dice que se promoverá la tutoría y el acompañamiento de las personas con necesidades específicas.

OD: ¿En qué documento se basa el PIUNE para ayudar a los estudiantes?

JO: Hay un compromiso firme de la UAB con este tema, que se concreta en el Reglamento de Igualdad de Oportunidades para Personas con Necesidades Especiales, aprobado por la junta de gobierno en 1999. Un documento clave y referente para otras universidades del territorio español y otros servicios que han venido a ver cómo se organiza el organismo y cuáles eran las normativas internas que se cumplían. Fue uno de los principios que actualmente cumple el PIUNE, porque el reglamento sigue vigente, bajo el lema “Nada para nosotros sin nosotros”.

EL SERVICIO Y SU LABOR UNIVERSITARIA

OD: ¿El PIUNE es un organismo independiente de la UAB?

JO: La UAB encarga a la Fundación Autónoma Solidaria (FAS) que gestione el Servicio de Atención a Personas con Discapacidad a través del PIUNE. Estamos dentro de la FAS, pero somos independientes, aunque nuestras actuaciones van de la mano del Observatori per la Igualtat, una entidad que marca las políticas de igualdad, sobre todo de género y discapacidad.

OD: ¿El personal del PIUNE es voluntario?

JO: En la FAS hay voluntarios; en el PIUNE, trabajadores. No podemos depender de voluntarios como en la década de los 90. Actualmente somos siete personas. Una coordinadora, una psicopedagoga, una que se encarga de los recursos tecnológicos, otra para el transporte adaptado y acompañamientos a pie. Además de un becario con un doctorado y, excepcionalmente, dos voluntarias europeas.

“El PIUNE actúa en relación a la discapacidad de cada persona. Mejoramos bajo necesidad específica, porque son millones de euros.”

OD: ¿Es fundamental este tipo de servicio en las universidades?

JO: Todas deberían de contar con algún organismo de atención. En algunas universidades dependen del vicerrectorado de estudiantes, en otras de una oficina de acción social. Es un tema político. El servicio tiene que estar sí o sí porque viene marcado por la legislación. El PIUNE es pionero porque se implementó cuando aún no había una normativa que lo dictaminase.

OD: ¿Se tuvo que obligar a las universidades a implantar estos servicios?

JO: Los derechos de las personas con discapacidad están legislados y todas las universidades han establecido estas medidas para ser más accesibles. Uno de los aspectos clave fue en 2003, aproximadamente, cuando los estudiantes con discapacidad consiguieron la gratuidad de la matrícula si presentan un certificado donde se verifique que tiene más de un 33% de grado de discapacidad.

OD: ¿La UAB está adaptada para personas con discapacidad?

JO: Sí. Se ha hecho una inversión de accesibilidad y las facultades nuevas están diseñadas sobre el principio del diseño universal. Cada estudiante que viene le hacemos un Plan Individual de Atención (PIA) con todas las adaptaciones o recursos que necesitará para poder estudiar en igualdad de condiciones. El PIUNE actúa en relación a la discapacidad de cada persona. Mejoramos bajo necesidad específica, porque arreglar todas las barreras del campus resulta complicado porque son millones de euros.

 OD: Por hechos como estos, ¿ha aumentado el número de personas que acuden al PIUNE a solicitar ayuda?

JO: Sí. En el censo de la UAB del año pasado había 300 alumnos con algún tipo discapacidad y el PIUNE atendió alrededor de 170.

LA ATENCIÓN A LOS ESTUDIANTES

OD: Y de éstos, ¿cuáles son las discapacidades más tratadas por el PIUNE?

JO: Hay mucha variedad, sobre todo las físicas y sensoriales (discapacidad visual y auditiva).  Aunque en los últimos años se ha incrementado el número de estudiantes que presentan trastornos de aprendizaje (dislexia, déficit de atención, hiperactividad). Y aparecen nuevos perfiles, como trastornos mentales.

El equipo y la coordinadora del PIUNE conversaron casi una hora. Autoria: Clàudia Ramos

El equipo y la coordinadora del PIUNE conversaron casi una hora. Autor: Clàudia Ramos

OD: ¿Los atendéis también desde la vertiente psicológica?

JO: Abordamos las dificultades académicas, pero, desde la perspectiva psicopedagógica: dificultad de acceder a algún tipo de información, de organizarse con una asignatura; orientamos en las elecciones de créditos. Los casos que necesitan ayuda psicológica los derivamos al Servei Assistencial de Salut de la Autónoma.

OD: Hacéis un seguimiento psicopedagógico.

JO: Aunque no todos lo necesitan. Pero sí que hay casos que lo requieren, dando un espacio de confianza y plena confidencialidad. Todos los datos recogidos en el PIUNE cumplen con la Ley de Protección de Datos, firmada por el estudiante. Nuestra filosofía es saber que los alumnos se dirigen a nosotros voluntariamente.

OD: ¿Cómo se da a conocer el organismo a los estudiantes?

JO: Se hace difusión mediante jornadas de puertas abiertas o sesiones de bienvenida. Pero no contactamos con los estudiantes, son ellos los que eligen acudir al PIUNE. El colectivo de personas con discapacidad es un grupo muy heterogéneo y a veces hay que ser un poco cuidadoso con ser demasiado pro-activo, ya que esto no es del agrado de todo el mundo.

OD: ¿Los estudiantes acuden al PIUNE en su primer curso?

JO: Muchos otros deciden venir el segundo o tercer año. Aquí hay un principio de decisión personal. Si alguien considera que no tiene ninguna necesidad de adaptación es totalmente respetable.

“El PIUNE tiene que ser cuidadoso con ser demasiado pro-activo, ya que esto no es del agrado de todo el colectivo”

OD: Una vez se da este primer acercamiento, ¿qué seguimiento se le da al alumno?

JO: La idea es empoderar un poco a las personas. Normalmente se hace un seguimiento de tres tutorías a lo largo del año. Aunque si todo marcha bien, el seguimiento no es tan exhaustivo, sino que respetamos el nivel de independencia para que el estudiante tome las riendas de su formación y decida cuando necesita más o menos apoyo. El primer año se suele hacer un mayor seguimiento y cuando hace las prácticas o va a ser insertado en el ámbito laboral.

OD: Por lo tanto, al salir de la universidad, ¿tienen los estudiantes con discapacidad las mismas posibilidades de encontrar trabajo que el resto?

JO: Las posibilidades son diferentes. Desde el PIUNE hemos incorporado el programa UAB Impuls, que ofrece acciones de orientación e inserción laboral para los que han acabado la titulación o han superado más de la mitad de los créditos. Aunque buscar trabajo en este momento es complicado.

OD: Así que, ¿el PIUNE ejerce de guía para estas personas?

JO: No queremos hacer un rol de sobreprotectores. Pensad que no todo el mundo tiene el mismo nivel de autonomía, ni la misma discapacidad, ni tampoco las mismas herramientas. Ojalá el PIUNE no tuviera que existir, eso querría decir que el profesorado de la universidad está sensibilizado y que las facultades están atendiendo a la diversidad de sus estudiantes.

Judit contando si el profesorado está sensibilizado con la causa. Autoria: Clàudia Ramos

Judit contando si el profesorado está sensibilizado con la causa. Autor: Clàudia Ramos

OD: ¿No está sensibilizado el profesorado?

JO: El profesor necesita que se le forme. Entendemos que no sepa cómo proceder a la hora de hacer una tutoría para estos estudiantes o cómo ayudar a una persona con alguna discapacidad, si no ha sido informado. No es una crítica, al contrario. Hay que promover que el profesorado tenga herramientas para que se sienta seguro ante las necesidades de un estudiante.

OD: ¿Qué medidas se llevarán a cabo para formar a los docentes?

JO: Con la implementación del Plan Tutorial se persigue una formación específica para tutores y abierta al profesorado para dar respuestas a las nuevas necesidades y a los nuevos perfiles como estudiantes con dislexia o Transtorno por Déficit de Atención (TDA). Hay que saber cómo atenderlos, no queremos hacer ni una discriminación positiva ni negativa, sino basarnos en el principio de igualdades de oportunidades y equidad. En general, el profesorado de la universidad responde. A veces le decimos al tutor que les diga a estos estudiantes que vengan al PIUNE, pero no siempre acuden.

OD: ¿Actúan erróneamente los estudiantes que no os piden ayuda?

JO: No porque son personas adultas e independientes. Ellos deciden y eligen en sus vidas qué quieren hacer y a dónde quieren ir. Nosotros les tendemos la mano, pero la última palabra la tienen siempre los estudiantes.

  • “Nuestra filosofía es saber que los alumnos se dirigen a nosotros voluntariamente.”
  • “No todo el mundo tiene el mismo nivel de autonomía, ni la misma discapacidad, ni las mismas herramientas.”
  •  “Ojalá el PIUNE no tuviera que existir, eso querría decir que el profesorado de la universidad está sensibilizado.”

Quizás te interese:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: